Después de la boda: “¿QUÉ HAGO CON EL VESTIDO?”

Después de la boda: “¿QUÉ HAGO CON EL VESTIDO?”

Después de la boda: “¿QUÉ HAGO CON EL VESTIDO?” 

Un vestido de novia es una de las grandes inversiones económicas de la boda. Pero tras la celebración del matrimonio ¿qué hacer con el vestido?
Nuestros famosos diseñadores de Somos novios, nos dan algunos ideas para no tener que guardar eternamente tan costoso traje.

rosmery - lucyd

El vestido de novia es muy especial para casi cualquier mujer. Una se pasa toda la vida soñándolo, buscando ideas e imaginándose cómo le va a quedar. Después, lleva meses de búsqueda, trabajo, confección, pruebas y cambios con la diseñadora. Y, una vez que está listo, perfecto, llega el momento de usarlo. Pero después de tanto tiempo de verlo nacer, crecer y convertirse en el vestido de nuestros sueños, ¡nos dura un día! ¿Cuándo más lo volveremos a usar? ¡Nunca!
Entonces llega el momento de tomar la gran decisión: ¿nos despedimos del vestido o nos lo quedamos? ¡Qué difícil es desprenderse de algo tan querido y especial! Antes de tomar una decisión, lo primero que debes hacer es lavarlo para tener el vestido como nuevo sin importar qué uso se le va a dar, verifique muy bien si tiene alguna mancha en particular para recomendar en la lavandería tratar con especial cuidado las manchas que no se estropee el traje.

Luego, ¡Qué hacer? Pues Bellanova, Lucy Díaz, José Collazos, Imperio de Novias y el Palacio de las Novias sugieren estas interesantes alternativas:

1) GUARDARLO: Varias novias guardan sus vestidos con la esperanza de que sus descendientes mujeres quieran adaptarlo para su casamiento, o simplemente para tenerlo como recuerdo del día más importante de su vida. Pero hay que asegurarse de guardarlo bien y prolijamente para evitar que se arrugue o se decolore.
Consulta con el diseñador o almacén donde lo compraste para así informarte sobre qué tipo de cuidado hay que darle para mantenerlo bien “guardado” sin que vaya alterarse el color y el tipo de empaque que requiere. Ten presente que el lugar donde lo guardes no tenga demasiada humedad de lo contrario, por más cuidado que se tenga podrá alterarse el vestido y tomar mal olor.
Una vez limpio, lo ideal es doblarlo (no colgarlo para que no se rasgue la tela) y envolverlo en papel manteca o papel de seda azul. Este papel sirve para absorber la humedad y el color azul no permite que la luz llegue a la prenda, logrando que el color se preserve a lo largo de los años. Ya envuelto en papel, el vestido se guarda en una bolsa bien grande, nueva y limpia y después en una caja de cartón muy firme. Así, nos aseguramos de que el vestido siga tan impecable como el primer día para el resto de nuestras vidas.

Los pros: El vestido queda en nuestro poder y podemos llegar a ver a alguna hija o sobrina nuestra usándolo en el futuro.

Los contras: Puede pasar que lo guardemos toda una vida y, llegado el momento, a nuestras hijas no les guste, o que no tengamos hijas mujeres, o ¡que ellas no se casen! Y el vestido se habrá pasado toda su existencia cajoneado en algún rincón de la casa.

2) VENDERLO: Una opción cada vez más popular es vender el vestido por Mercado Libre o alguna plataforma similar. También muchas lo publican en su Facebook, en la revista Somos novios, aquí en el blog o mandan mails a sus contactos y, si tienen suerte, encuentran una candidata que quiera adquirirlo. Con este método, la vendedora puede fijar el precio que quiera y quedarse con todo el dinero, aunque es muy difícil encontrar compradoras de esta forma.
También lo puedes ofrecer en diferentes almacenes que tengan el servicio de alquiler de trajes de novia, ellos lo compran y lo alquilan mientras sea útil. También puedes anunciarlo en la prensa en la sección se avisos clasificados o simplemente puedes colocar un anuncio a través de redes sociales.
Otra opción es llevarlo a alguna de las casas que venden vestidos usados para otras novias. De este modo, es probable que el vestido se venda mucho más rápido, pero lo malo es que el precio se fija de común acuerdo entre la dueña y las vendedoras, por lo que puede no ser tan alto como imaginábamos, ya que a ese precio se le agrega la comisión.b2f587c709d54d00a06387e858ae6625

Los pros: La mejor parte de vender el vestido es que al menos recuperamos un porcentaje del valor que nosotras tuvimos que invertir en él. También, para algunas, es lindo pensar que otra novia tendrá la posibilidad de disfrutarlo al igual que nosotras y no quedará el vestido inutilizado durante el resto de su vida.

Los contras: Lo más probable es que nunca más veamos el vestido ni podamos mostrárselo “en vivo y en directo” a nadie. ¡Ni siquiera a nuestras hijas, si algún día lo quisieran usar.

MERCEDES 3

3) TRANSFORMARLO: Para las más valientes, está la opción de que consideres rediseñar el traje y sacar de allí otro que te pueda ser útil y práctico para eventos especiales. Si te inclinas por esta última opción consulta con un excelente diseñador que le pueda dar otro estilo al vestido, e incluso teñir la tela o colocarle detalles de color.

Los pros: Tendremos un vestido que podremos seguir usando en otras ocasiones y que está hecho a medida para nosotras.

Los contras: Una vez acortado o teñido, ¡no hay vuelta atrás! El vestido de novia como lo conocimos dejará de existir y no lo podrá usar ninguna hija o sobrina como tal.

4) PRESTARLO: Siempre podemos prestarle el vestido a una amiga, prima o conocida que se case después de nosotras. Eso sí, hay que aclararle que es un préstamo ¡para que nos lo devuelva!

Los pros: Se le da una utilidad mayor al vestido, que es disfrutado por otras mujeres y, además, vuelve a nosotras para que lo conservemos.

Los contras: A pesar de que lo use otra persona, no recuperamos parte de la inversión, ya que es solamente un préstamo. A menos que decidamos alquilarlo.

5) DONARLO: Si no deseas recuperar parte de lo invertido en el vestido,  considera donarlo para alguna fundación o institución que ayuda a personas de escasos recursos y bajo ninguna forma tienen posibilidad de hacerse a un traje para el día de la boda.

Busca aquí tu TRAJE DE NOVIA:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*