¿Sí o No?

DSC_0145

DSC_0145

Hay momentos en la vida en que una decisión puede cambiarlo todo y el matrimonio es uno de ellos.

Por: PATRICIA ESCARCENA

¿Es fácil tomar la decisión de casarse? Para algunas personas podría ser que sí y para otras resultaría más bien una respuesta que requiere un análisis minucioso y un tiempo. Es que la decisión de unir tu vida a la de otra persona, implica aceptar muchas responsabilidades que van más allá del vínculo afectivo.
Ahora bien, digamos que ya estás en carrera y montada sobre el coche de esta aventura, lo llamo así porque nadie estudia para ser esposa ni mucho menos para graduarse de mamá, ni saca su maestría como ama de casa. Se aprende con la propia vivencia y es por ello que tomar esta decisión trae consigo una serie de responsabilidades, empezando ahora por la planificación de tu boda, la celebración, los arreglos, la comida, la música, y más cosas.
Aquí te pregunto ¿Quien es la que toma la decisión final?, ¿acaso no es la mujer? Sin darte cuenta estás dando tus primeros pasos como la gran organizadora y formadora del futuro hogar y en tus manos está su conducción o destrucción. Podrán decir que estoy desfasada, que ya no es así, que ahora en los tiempos modernos ambos tienen que hacerse cargo de la casa, de los hijos, de todo. Es decir todo va a medias hasta incluso en lo económico, pero déjame decirte que al aceptar unirte en matrimonio con tu pareja, has aceptado todo lo que él trae consigo, lo conocido y lo desconocido, su pasado, presente e incluso su futuro, que dependerá de la formación del vínculo como pareja que tengan en su hogar.
Por lo tanto, eres tú mujer maravillosa la formadora no sólo del hogar, sino también del esposo que has decidido tener y de los hijos que traerás al mundo, como está escrito: “LA MUJER SABIA EDIFICA SU CASA; MÁS LA NECIA CON SUS MANOS LA DERRIBA” (Proverbios 14:1).
Eres tú la que con sabiduría e inteligencia harás de tu hogar el mejor de los templos o el peor de los tormentos. Y el matrimonio como se dice en cada misa de bodas, es para siempre, tanto en la felicidad como en la adversidad: ”LO QUE DIOS JUNTO QUE NO LO SEPARE EL HOMBRE”(Mateo 19: 5-6). Ya estás a punto de firmar este compromiso a todo nivel (espiritual como humano) y cumplir tu pacto de AMOR.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*